RSS

Archivo de la etiqueta: vienés

Crema moka y algo más

Hace ya un tiempo que tenía esta nota en el tintero, y por una cosa o por la otra siempre la pateaba para adelante, hoy aprovechando que todos se fueron a dormir la siesta en casa, la termino de pasar en limpio.
La merienda que les voy a contar a ahora, fue hace un mes, en una tarde calurosa de primavera, venía de dar unas vueltas por el centro y me agarraron unas ganas de tomar algo fresco, así que me fuí por la calle Mitre al 660, y entré a Tante Frida, una reconocida chocolatería, confitería, heladería, etc.
Así que me fui para la parte de arriba derecho, y me senté a esperar que me trajeran la carta, cosa que nunca pasó, así que me levante hasta donde estaban las mozas y les pedí si me alcanzaban la misma, cuando me la dieron me volví a sentar para revisarla mientras ojeaba las noticias relevantes en internet (Facebook y Twitter).
Luego si pasado un tiempo largo, apareció la moza para tomar mi pedido, ordené y me dedique a esperar la siguiente Merienda de Juan:
Lo que salta primero a la vista, es la copa que básicamente debía haber sido un café vienes, pero que era algo más parecido a leche con un poco de café (trato de recordar la marca pero tengo una laguna mental importante), sinceramente no es lo que yo esperaba, menos habiendo probado en otras ocaciones éste y éste otro; lo segundo que notamos es la porción muy generosa de Torta de Crema Moka, que estaba buenísima, muy esponjosa y con ese sabor único de la crema que la hace una de mis favoritas.
Ahora bien, la merienda en sí, dejó mucho que desear esperaba un poco más del café, o por lo menos deberían explicar en la carta la composición del mismo, para no llevarse sorpresas como la mía; del mismo modo deberían mejorar la atención al clientes.
A Tante Frida en ésta ocación le dejo:
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 de diciembre de 2010 en Dulce, Solo

 

Etiquetas: , , , , , ,

Sin prejuicios y con ganas de Merendar

El pasado martes 13, en esos lapsos en los que no tengo nada que hacer más que perder el tiempo, decidí ir a un lugar polémico, y no bien visto desde varios aspectos para el residente barilochense. No está de más decir, que uno de los que opinaba así era el que está escribiendo estas líneas (obviamente hay cosas que me gustan y otras que no), de todos modos en cualquier momento iba a tener que entrar y comentar sobre el lugar y su contenido culinario.
Antes de que le empiecen a buscar la quinta pata al gato, mi merienda fue en la confitería de Chocolates Del Turista (Mitre 239), a mi entender, es el lugar más vistoso por cómo está ambientado, con esa cúpula central que ilumina todo el lugar y los objetos decorativos junto con las plantas que adornan el lugar le da un aspecto muy cálido y agradable.

Cuando estuve ahí dentro y vi que todos los sillones cómodos estaban ocupados, tuve que optar por sentarme en una de las otras mesas (En las que nadie quiere sentarse). Pero bueno parado no iba a disfrutar de estos lujos, así que puse mi mochila y mi campera en una de las cuatro sillas que rodeaban la mesa y rápidamente agarré la carta en busca de mi merienda, apenas dejé de mirar la carta, se acercó la moza, una cosa bastante inusual, porque siempre que había ido a este negocio siempre se tomaron su tiempo para tomarme el pedido, se podría decir que han mejorado en ese aspecto, pero siendo un caso aislado habría que volver más seguido para comprobarlo.

Desde ya mi pedido tardo un tiempo promedio en llegar a mi mesa, pero valió la pena, y de repente un se encuentra con algo como esto:



Una buena porción de
Strudel, con una mejor cantidad de crema batida para acompañarlo, y como fue un día un poco caluroso, decidí que debía tomar el segundo café vienés de mi vida (tengo que decir que la carta del Turista, si dice que el café es frío). Con respecto al Strudel, sigo pensando que es el mejor de Bariloche, por que la masa es masa filo y no nada parecido, y el relleno de manzanas, pasas de uva, canela está bien equilibrado y crea una espectacular combinación de sabores y texturas, que junto con la crema batida, te hace querer comer aún mucho más. El café vienés no viene tan bien presentado como el de la Alpina, pero el helado y la crema del Turista lo hacen un poco más dulce y cremoso, que es lo que importa por que al final uno termina mezclandolo todo dentro del vaso largo.
Desde mi punto de vista, hay que volver a pensar en el Turista como una buena opción, por que el servicio ha mejorado y la calidad de sus productos sigue siendo la misma de siempre.
El Turista en esta ocasión se llevó:
 
2 comentarios

Publicado por en 14 de abril de 2010 en Dulce, Solo

 

Etiquetas: , , , , ,

Una Merienda Alpina

Luego de un receso sin salir a merendar, hoy por fin me he dado el gusto de ir a una de las confiterías mas conocidas de San Carlos de Bariloche, La Alpina (Moreno 98 Esq Quaglia).
Fuí ahí básicamente por dos cosas, estaba con mi notebook la notebook familiar y ahí hay WI-FI (y es un ambiente agradable para estar frente a una pantalla 15.4″) y por que las tortas que hacen en ésta confiteria son de las mas ricas en la ciudad.

En fin, con el hambre que tenía entre y me dirigí hacia donde me pudieran ver así me atendían rápido. Así que me cuando me senté, realicé mi pedido, encendí la notebook, le pregunté la contraseña de la moza, pense que iba a ser algo mas difícil, pero no lo fué (54321), luego de

Para ir directo al grano, con ustedes la Merienda de Juan:

Lo primero que notarán es lo que está dentro de ese vaso largo, bueno eso es un café vienés, tiene 4 capas bien diferenciadas, café amargo, chocolate, crema batida y helado de vainilla (de abajo hacia arriba), la torta que me pedí era de manzana una suculenta porción, sabroza y con el punto justo de canela (como a mí me gusta).

Pero lo que rescaté del dia de hoy, fué el Café Vienés, una bebida fria (para mi sorpresa, yo hubiera jurado que iba a venir el café caliente para que contrastara con el helado). Básicamente fué unos de los cafés mas sabrosos que he probadó en mi vida (ni azúcar le puse), tan rico que pude habermelo tomado sin mezclar sus partes, pero tambien tenía que probar como quedaba mezclandolo.

El resultado es una bebida deliciosa, todos los sabores se distinguen por separado y la crema y el helado le dan la dulzura necesaria para no agregarle nada de azúcar, y queda especialmente suave al paladar.

No cabe duda que a la hora de tomarse una de estas bebidas el primer lugar al que recomendaría ir, es sin duda, La Alpina.


[EDIT] Calificación

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 de marzo de 2010 en Dulce, Solo

 

Etiquetas: , , , ,